Existen películas cuya propuesta e historia resultan tan interesantes y cautivadoras que se han vuelto de culto, una de ellas es Donnie Darko (Richard Kelly, 2001), un thriller psicológico que nos narra la intrigante historia de un adolescente que tiene problemas de esquizofrenia pero que se ve envuelto en un episodio de alteración del espacio-tiempo ligado a un evento catastrófico del cual Frank, un amigo imaginario vestido de conejo le ha venido a advertir.

Esta película está realizada de manera que uno va descubriendo los eventos y literalmente pone a trabajar la materia gris para comprender lo que al principio parece un episodio de esquizofrenia con un evento que excede al campo de la mente para establecerse como una conexión atemporal,  la cual a manera de premonición se recrea dentro de la cabeza del protagonista.

Lo más interesante desde luego es el hecho de que en el filme se desarrolla toda una teoría del viaje en el tiempo y sobre cómo existe una especie de fuerza  que es invisible y que sólo Darko puede ver, dicha fuerza nos sale desde el pecho y nos marca el camino hacia los eventos futuros que están por suceder. Esta teoría se explica en el libro que aparece en la película.

time-travel-book

Existen cientos de interpretaciones y conjeturas que se pueden realizar sobre lo que vemos en la pantalla, lo cierto es que ahí radica la esencia de esta obra, que bien se antoja como un capítulo de dimensión desconocida (Twilight Zone).

El más interesante de todos los planteamientos, creo, resulta cuando Darko puede realizar cambios en los eventos que están por suceder y que le han sido revelados. Debe tomar una decisión para salir avante de esta especie de realidad tangencial que se ha creado y sólo él tiene el poder de hacerlo.

Lo cierto es que ya han existido películas que manejan estas “ventanas” del tiempo o, no sé si llamarlos agujeros de gusano, aunque no sean propiamente eso, aunque se hace referencia a las teorías manejadas por Stephen Hawking. Recuerdo “El Proyecto Filadelfia” pero ahí estaba plenamente justificado el porqué de ese agujero en el tiempo.

Elexperimentofiladelfiaa

En Donnie Darko, la justificación es obvia al ver lo que sucederá al final de la película, como una segunda oportunidad que la vida te da para arreglar las cosas. Sin embargo nos deja con la idea en el aire sobre cuál es la naturaleza de ese evento y porqué fue que le sucedió a él. Eso es lo que permite filosofar sobre esta obra y por eso la ha llevado hasta donde está.

donnie-darko-8

Independientemente de su forma, en esta película importa más, al menos para mí, el fondo. Aunque el diseño y ambientación son buenos y  la fotografía tiene calidad, maneja buena composición, angulaciones y movimientos de cámara que la hacen más interesante. La banda sonora es algo especial en esta obra, sobre todo el tema de “Mad World”.

Aunque existe una supuesta secuela, yo me quedo con esta, la otra es un bodrio que no debió existir y que de hecho atenta contra su antecesora en múltiples formas.

Sea que hay viajes en el tiempo o una especie de anomalías del espacio-tiempo creadas al azar, o una conexión atemporal entre Darko y el espíritu de Frank, no importa. Donnie Darko es una obra de ciencia ficción que permite el libre ejercicio mental y dotarla con diferentes significados o interpretaciones que la hacen única, es un verdadero thriller psicológico.

frankd

 

 

Anuncios