Existen películas sobre asesinos, hay muchas, el subgénero como ya sabemos es el slasher, pero hace unos días vi una en especial que me hizo la noche. Para variar, como siempre pasa con esas películas que se paladean, la vi solo y creo que la disfruté mucho más, no por la falta de buena compañía, sino por aquello de evitar cualquier tipo de distracción… Ustedes, saben de eso.

En fin, la película se llama Akmareul boatda (I saw the devil) del director sur coreano Kim Ji-Woon (Bittersweet life 2005) (A tale of two sisters 2006) el cual se ha convertido ya en una referencia para quienes gustan del cine asiático, director en constante evolución, la cual queda patente al ver su filmografía, así como  la constante preocupación por la estética en sus filmes, todo ello le dan un lugar especial en el séptimo arte.

isawthedevilbd2.jpg

I saw the devil tiene los elementos clásicos del cine slasher, un psicópata obsesionado con las mujeres que disfruta violar y descuartizar a sus víctimas (Choi Min-sik). La trama general no cae en algo diferente al cliché que de estas películas se ha generado.

Vemos una película en donde el asesino se convierte en presa del novio de una de sus victimas (Lee Byung-hun) quien ha jurado vengarse y hacerlo pagar. Tampoco es algo nuevo, pero al final Kim Soo-Hyeon termina convirtiéndose en un monstruo también.

Las actuaciones son buenas pero en especial la de Choi Min-sik, y como suele ocurrir en este tipo de filmes, se lleva la película, ya que su contribución al miedo y zozobra son indispensables para que la trama funcione.

I-Saw-the-Devil-6.png

La atmósfera que el director logra gracias a la fotografía de Lee Mo-gae junto con la música de Mowg,  Keon Woo supera las expectativas para quienes gustamos de este tipo de cine. Además que lo hace más digerible… Los encuadres son muy estéticos y bien logrados, la puesta en escena tiene mucho mérito y los movimientos de cámara son los correctos y necesarios para un filme de esta índole.

Devil_04

La narrativa es buena aunque en ocasiones da la impresión de ser usada sólo para pasar de una escena brutal a otra. Pero el revestimiento de esta brutalidad en las escenas está envuelta en papel para regalo precisamente por la cinematografía creativa que se maneja.

I-Saw-The-Devil

Si el asesino protagonizado por Javier Bardem en No Country for Old Men (2008),  este refinado piscópata de los hermanos Coen: Anton Chigurh, hubiera tenido un maestro, sin duda sería Kyung-Chul (Choi Min Sik). Ya sé que los fans de Bardem se me tirarán encima y no me importa jajaja.

De cualquier forma considero que es una muy buena película para los amantes de este género, tiene todos los elementos, porque no solo es visceral sino estética, cuidada, eso la hace de entrada un gran película. Pero sobre todo es buenísima para quienes nos gusta que les den su merecido a esos bastardos.

Anuncios