La vida del caricaturista sarcástico estadounidense John Callahan mirada desde la óptica del director Gus Van Sant (Milk 2008, Good Will Hunting 1997) quien muestra el doloroso camino que debió seguir Callahan tras quedar cuadripléjico  a causa de un accidente automovilístico debido a sus excesos y adicción al alcohol.

La película es una biopic muy al estilo de Van Sant quien busca mostrar el lado humano, rebelde, de personajes que requieren encontrarse así mismos (My Own Private Idaho 1991 o Drugstore Cowboy 1989) mostrando personajes reales, disfuncionales, adictos o con patologías, miserables. En esta cinta aparecen muchos, y se identifican entre ellos en un grupo de ayuda que le permite a Callahan reflexionar sobre lo que fue su vida llena de alcoholismo y excesos para perdonarse a sí mismo.

DWHWGFOF3

Tras su accidente, comienza a dibujar y crear viñetas sarcásticas a modo de catarsis que le dan un objetivo para salir adelante, para sentirse útil. Aunque sus tiras cómicas son tan sarcásticas que no gustan a todo el público, lo que al principio le incomoda, pero después como el mismo Callahan dijo alguna vez, la retroalimentación con sus lectores es lo que le permite saber si ha ido demasiado lejos (en su humor).

El caricaturista busca justificar su vicio a través de sus vivencias de niño, pero el papel de víctima no le funciona con sus compañeros de grupo quienes han sufrido o están sufriendo situaciones similares o peores que él. A pesar de esto, el se siente como en casa, con amigos que lo entienden y le exigen dejar las excusas para comenzar su rehabilitación y mejorar su vida.

joaquin-phoenix-3

Es una tragicomedia bien equilibrada sin caer en los falsos sentimentalismos y sí en la auto crítica de los personajes y en su aceptación ante las circunstancias a través del sarcasmo y pinceladas de humor negro durante toda la película. No es una película motivacional de esas que hacen llorar o que inspiran, aunque lleva implícito un mensaje, no lo hace de la forma tradicional, gracias a que el director tuvo influencia en el guión para mostrar la historia de manera más realista, más cercana.

La fotografía es buena, se mantiene con un tono cálido evocando el cliché para recrear los años 80’s pero funciona bastante bien. abundan los close-up para lograr empatía entre el espectador y los personajes y tiene movimientos de cámara mínimos.

El montaje mantiene un ritmo suave pero se queda con la atención del espectador,  además de jugar con ciertos encuadres y transiciones estilo viñeta que funcionan muy bien.

dont-worry-he-wont-get-far-on-foot.w600.h315.2x

Las actuaciones tanto de Joaquín Phoenix como de Jonah Hill (Maniac 2018,  The Wolf of Wall Street 2013) son genuinas sin caer en lo exagerado, no así Jack Black, en especial la actuación de Jonah casi al final de la película es muy buena.

Es una buena película biográfica que toma la tragicomedia y la enmarca de sarcasmo para hacer más llevadera la tragedia del protagonista. También deja entrever cómo el ser humano enfrenta muy a su manera sus propias desgracias.

Según Sigmund Freud a través del chiste se transmite algo socialmente aceptado que de otra manera hubiese sido rechazado (El chiste y su relación con lo inconsciente 1905), Callahan lo sabía.

 

 

 

Anuncios